Sociedad
Ignacio González (izda) es trasladado desde la Comandancia General de la Guardia Civil a la Audiencia. EFE
Ignacio González (izda) es trasladado desde la Comandancia General de la Guardia Civil a la Audiencia.
|
Fuente
:
EFE

Se acabaron las 'corrillos' de los presos vip en Soto del Real

Ángel María Villar coincidió con Ignacio González en el centro penitenciario y le hizo de "guía", lo que ha llevado a dispersar a este tipo de presos

0
Lun, 7 Ago 2017

La cárcel de los vip. Así cómo se ha empezado a conocer al Centro Penitenciario Madrid V. O lo que es lo mismo, el penal de Soto del Real. Allí han ido a parar lo más granado – nunca mejor dicho, aunque Francisco Granados estuvo en la prisión de Estremera – de las altas esferas de la política española. Bueno, política, economía y ya hasta deporte.

Ignacio González y su hermano Pablo, Gerardo Díaz Ferrán, Mario Conde, Luis Bárcenas, Sandro Rosell, Jordi Pujol Jr y un largo etcétera de nombres ilustres que han pasado por este centro penitenciario.

Ante el aluvión de celebridades que ha recibido en los últimos meses, la Dirección General de Instituciones Penitenciarias ha decidido separar en diversos módulos a los internos vip, según informa La Razón. Esta institución aduce, según el citado medio, que adopta esta medida para evitar camarillas y futuras operaciones empresariales conjuntas.

Amistades peligrosas

Y es que el pasado martes 1 de agosto, Ángel María Villar y su hijo Gorka abandonaron Soto del Real tras depositar los 300.000 y 150.000 euros de fianza respectivamente. Tras salir por la puerta principal del Centro Penitenciario, el que sempiterno líder todopoderoso del fútbol español dio las “gracias a todos los presos” por acogerle. Quizás con esto se refería a Ignacio González y su hermano Pablo, que ejercieron de ‘anfitriones’ y guías espirituales del expresidente de la RFEF tras su ingreso en prisión.

No obstante, según cita La Razón, Ignacio González fue trasladado al Módulo 10 – el denominado módulo de respeto – porque podría estar planificando algunos negocios con el “bueno” – según Clemente - de Ángel María Villar. De este modo, estando juntos, se entorpecerían las investigaciones que pesan sobre sus espaldas.

En el Módulo 10, el que fuera mano derecha de la también sempiterna lideresa del PP coincidió con otro rostro ilustre de la corrupción española: Gerardo Díaz Ferrán. Este módulo, al igual que el 1, donde ingresaron a los Villar y donde hacía vida González, es para los presos poco conflictivos y los que han demostrado una mayor adecuación a las normas del centro.

Es más, dentro de este módulo, según La Razón, el propio Díaz Ferrán ha ejercido de ordenanza de la biblioteca de este módulo y está matriculado en el grado de Economía. Incluso, ironías de la vida, coincidió nos meses con Mario Conde.

El ‘Can Barça’

Ahora se estarán preguntado por el ‘clan de los catalanes’ o, como es conocido en las entrañas del Centro Penitenciario el Módulo 4, La Masía. ¿Por qué estos sobrenombres? Pues porque allí residen Sandro Rosell y Jordi Pujol Ferrusola. Este último podría abandonar la prisión si paga la fianza de tres millones de euros que le impuso la Audiencia Nacional a finales del pasado mes de junio.

Ante la coincidencia y casualidad de que ambas celebridades catalanas compartieran módulo, los internos no tardaron en darle el sobrenombre de Can Barça o La Masía – la fábrica de talentos del Fútbol Club Barcelona -. Un módulo, por cierto, en el que también estuvo el ex tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas. Eso sí, no coincidió con ninguno de estos dos.