Sociedad
Playa de Niza un mes de julio
|
Fuente
:
EFE

Cinco claves para evitar sorpresas desagradables en tus viajes

Aunque el daño no sea grave, si el servicio no responde a lo que hemos contratado, se debe denunciar siempre

0
Sáb, 15 Jul 2017

En estas fechas se multiplican las reclamaciones relacionadas con la contratación de servicios turísticos debido al claro aumento de la demanda.

La contratación electrónica en este sector se ha generalizado, por lo que buena parte de las quejas están relacionadas con ella.

Tal y como cuenta a ELPLURAL.COM Miguel Ángel Serrrano, directivo y portavoz de FACUA, hay tres grandes grupos de contratación de viajes, “la contratación con empresas, con particulares o con empresas que nos ponen en contacto con un particular”.  Dentro de este último caso están compañías como B&B, a la que FACUA ha denunciado por no “ofrecer ninguna clase de seguridad al consumidor, ya que no hace comprobación alguna de quien realiza la oferta del alquiler”. Este tipo de empresas, aclara Serrano, “suelen alegar que no tienen responsabilidad porque son solo intermediarios”, algo a lo que se opone esta organización de consumidores, por lo subrayan que “el consumidor ha de saber que si contrata a través de estos grupos puede tener más problemas”.

Si la contratación se hace directamente con una empresa, indica, “estamos ante una relación de consumo, por lo que nos ampara la normativa y si tenemos algún problema podemos denunciar ante las autoridades pertinentes de la comunidad autónoma donde ha ocurrido el incidente o de la de nuestro domicilio y podrían sancionar a la empresa”.

Por el contrario, si la contratación es con un particular, la normativa de consumo “no afecta, de manera que, de haber problemas, el consumidor solo tendrá a su alcance reclamar de manera amistosa o por vía judicial”.

Tener en cuenta algunas recomendaciones a la hora de contratar nuestras vacaciones, puede ayudarnos a evitar sorpresas desagradables

1Cómo contratamos

 Al igual que no es lo mismo contratar con una empresa que con un particular, tampoco es lo mismo cerrar por un lado el transporte y por otro el alojamiento que hacer la contratación de ambos servicios con el mismo agente comercial. En este último caso “se trata de un viaje combinado”, subraya el portavoz de FACUA, “que tienen una regulación específica donde se contempla una serie de derechos y obligaciones para todas las partes”.

2Optar por empresas serias

Es preferible optar por compañías conocidas. Éstas “también pueden fallar en la contratación, pero siempre es más difícil”.

3Leer la letra pequeña

Es vital leer todas las condiciones para “estar seguros de qué estamos contratando y a qué nos sometemos en caso de cancelación, cambio, …”

4Prudencia con los precios muy baratos

En ocasiones una oferta muy por debajo de la media puede obedecer a condicionantes que no figuran en las demás, “gastos de cancelación, habitación de características concretas, …”. Lo mejor es comparar y analizar las diferencias para evitar ser víctimas de un engaño o de un abuso.

5Comprobar antes del pago

Es importante al realizar el pago comprobar “que lo estamos haciendo por un método seguro”, fijándonos que en la barra la URL empieza por https.

En caso de que el consumidor vea que se le están haciendo cargos no autorizados, recalcan desde esta organización de consumidores, lo primero que ha de hacer es “ponerse en contacto de manera inmediata con la entidad financiera para cancelar la tarjeta y después ponerlo en conocimiento de la policía”.

En caso de que el servicio no responda a lo que hemos contratado, es fundamental denunciar siempre. Son muchos los que deciden no hacerlo. “Todavía hay en nuestro país mucho desconocimiento por parte de los usuarios de cuáles son sus derechos y de cuáles son los medios de los que disponen para exigir el cumplimiento de los mismos”.

Cuando el defecto en las vacaciones no es grave, la mayor parte de los clientes optan por no presentar reclamación. Sin embargo, si contratamos unas características concretas y no se cumplen, es un error, dejarlo pasar. “Estamos en un caso de incumplimiento de contrato, y tenemos derecho a que se nos devuelva parte del dinero, todo el dinero, o, incluso, a solicitar una indemnización por daños y perjuicios”.  

Las empresas, en ocasiones, se valen de que la deficiencia no es muy importante, pero es vital reclamar, “por nuestro propio interés y por el de todos los consumidores”, pues es muy probable que, si se reclama, la empresa no repita el fraude.