Política
Captura de un momento de la entrevista de Francisco Granados en la Cadena SER

¿Un volquete de putas es habitual en política? Pepa Bueno pone en aprietos a Granados

El que fuera número dos del PP de Madrid apunta contra Ignacio González: "Es el origen de todas las desgracias de Esperanza Aguirre"

0
Jue, 6 Jul 2017

El exsecretario general del PP de Madrid y antiguo miembro del gobierno de Esperanza Aguirre, Francisco Granados, cree que el paso por la cárcel le ha convertido en "mejor persona". El político popular, en libertad bajo fianza de 400.000 euros por el caso Púnica, ha cargado contra el que fuera su compañero [y rival] Ignacio González, que también ha acabado en prisión aunque, en este caso, por la Operación Lezo. Entrevistado por Pepa Bueno en la Cadena SER, también se vio en aprietos cuando le preguntó por el "volquete de putas" que se merecían los implicados en trama del espionaje por silenciar su participación en este asunto.

El exdirigente popular se ha escudado en que ninguna conversación privada aguantaría una grabación así:

"La expresión me parece sumamente desafortunada. Sí que tengo que decir, y no porque acepte la expresión, que es una nueva hipocresía en la que nos escandalizamos cuando se emite en radio o en televisión una conversación privada porque hablan como taberneros. Seamos un poquito serios porque no hay conversación privada que admita..."

Pepa Bueno ha insistido entonces en que le aclarara si se trata de una "compensación habitual en política":

"No le puedo decir porque no me he dedicado nunca al asunto de los volquetes. Me suena extraordinaria pero no es la primera vez que la escucho y no es afortunada. Yo he oído muchas conversaciones, barbaridades, quizá algunos oídos castos no. Yo espero que no me responsabilicen también de los tacos que diga el personal".

De sus palabras se desprende resentimiento hacia sus antiguos compañeros del PP, que le han abandonado, salvo excepciones como el exconsejero Juan José Güemes, uno de los pocos que le ha llamado para felicitarle por su salida de prisión. "Siempre he distinguido entre los amigos y los compañeros de partido, pero sí que creía que algunos compañeros de partido eran mis amigos. Me han sacado de mi error y yo se lo agradezco", asegura sin dar nombres sobre los que le han dado la espalda. No quiere dar nombres porque "algunos son muy conocidos, están en activo e incluso en algún ministerio".

Apunta en concreto contra un ministro al que, según dice, conoce desde hace muchos años y que le ha decepcionado enormemente por la relación personal y familiar:

"Una llamada simplemente a casa, ni siquiera del político, de su mujer por ejemplo. Ya te digo que son amistades de 30 años. No pido nada. En estas situaciones un ministro no puede hacer nada".

Preguntado en concreto por Esperanza Aguirre, dice que no le ha llamado. No lo echó de menos porque su relación "no era especialmente buena" desde que salió del partido. Lo que sí ha echado de menos es que no respetase su presunción de inocencia.

Fuego a discreción contra González

Sí habla con nombre y apellidos de Ignacio González, a quien culpa de todo los males de Aguirre. 

"Creo sinceramente que la inmensa mayoría de los problemas de todo tipo que ha tenido Esperanza Aguirre durante y después de salir del gobierno tienen su origen en Nacho González. En su forma de entender la vida, en su forma de entender la política. En su forma de entender la política como ejercicio del poder, que es algo que yo nunca he entendido. Su afán por controlarlo todo, nombrar y desnombrar a todo el mundo y manejar absolutamente todo. Ahí está el origen de todas las desgracias de Esperanza Aguirre, de su afecto y confianza ilimitada en Ignacio González. En ese sentido al final probablemente lo que era una historia de éxito haya acabado en buena medida como ha acabado por esa forma de entender la política que tenía Nacho".

 En otro momento de la conversación vuelve a apuntar contra él en relación a los actos organizados por la trama Gürtel en Madrid.

Creo que Esperanza no le ha dedicado ni 5 minutos a pensar quién ponía el micrófono en los actos. En referencia a lo de la publicidad en Interntet -que son dos o tres de las imputaciones- creo que la actividad era legal y no tenía por qué enterarse. En referencia a mí, ahora daré mi opinión, y sobre Ignacio González yo creo que ella nunca ha sospechado y a nadie se le escapa que siempre ha sido y lo diré sin aspecto peyorativo, ha sido su ojito derecho en el que ha confiado plenamente y sobre el que nunca ha sospechado.

Se siente de alguna manera una especie de chivo expiatorio porque "hay que echar leña a la caldera para que de vez en cuando se vea que se hacen cosas en la lucha contra la corrupción".