Política
El juez de la Gürtel, Ángel Luis Hurtado - EFE/Archivo
El juez de la Gürtel, Ángel Luis Hurtado
|
Fuente
:
EFE/Archivo

Ángel Hurtado, el juez que se opone a la comparecencia de Rajoy

El magistrado de la Audiencia Nacional estuvo cerca de ser recusado y considera vacíos los argumentos de sus compañeros para llamar ahora al presidente

0
Lun, 24 Abr 2017

El tribunal de Gürtel ha explicado este lunes que el motivo de llamar como testigo al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras rechazarlo en dos ocasiones. Dos de sus tres magistrados de la Audiencia Nacional han votado a favor, pero ha habido un tercero que no ha apoyado para nada esta decisión.

El presidente del tribunal, Ángel Luis Hurtado, explica en un voto particular de 10 páginas, que el hecho de llamarle a declarar ante el tribunal puede hacer pasar a Rajoy “por la exposición pública que es verle llegar y estar en la Audiencia Nacional”.

Que no acuda

Hurtado, entiende que sus compañeros apuntan “a la idea de que esta comparecencia ha de ser presencial ante este tribunal, cuando hay suficientes razones para que la misma se realice mediante el sistema de videoconferencia, y algo al respecto se debería haber dicho sobre este particular”.

Por ello pide a sus compañeros que lo aclaren, dado que los términos del auto “apuntan a que la comparecencia sea presencial” y añade que, si bien el propio Rajoy ha manifestado en los medios de comunicación su disposición de declarar en persona, “ello no quita” para que él considere que su declaración “debería hacerse por videoconferencia”.

La sola “posición institucional del testigo, aconseja la utilización de la videoconferencia, por ser el medio menos perturbador para el desempeño de las funciones de su cargo, además de por razones de seguridad y/o de orden público”, destaca Hurtado.

“Si la razón para que comparezca a declarar el testigo a presencia de este tribunal se encuentra en que sea tratado al igual que los demás ciudadanos, es ahí donde se quiebra el principio de igualdad, por tratársele igual que al resto de personas que no ostentan un cargo de tanta relevancia”, sostiene Hurtado.

No ha cambiado nada

Los dos magistrados que el pasado martes consideraron “admisible” la petición de la acusación que ejerce Adade de que declarara Rajoy, justifican en el auto su cambio de opinión en “la significativa posición procesal del Partido Popular, que se negó a prestar ninguna declaración respecto de los hechos”.

Hurtado, por el contrario, entiende que cuando por dos veces se rechazó el testimonio de Rajoy fue porque la acusación no aportó “razón” suficiente para esa petición y se acordó que solo “si la aportaba, habría que entrar a valorar por la Sala si era admisible”.

Dado que la petición ha sido la misma y con las mismas motivaciones, Hurtado cree que sigue “sin darse la razón de su proposición” y por tanto “no debería haberse dado el salto de partir de que se trataba de una prueba admisible y, sin más, haberse decantado por la admisión”.

Critica, además, la argumentación de sus compañeros para admitir esta testifical, la referida a “contar con todo el material probatorio necesario”, y la califica de “formalismo vacío de motivación real”, ya que, a su juicio, “no se puede asentar la decisión en la afirmación de que algo es necesario, sin argumentar por qué se considera tal”.

Añade además que una vez admitida la testifical de otros ex secretarios generales del partido como Ángel Acebes, Francisco Álvarez Cascos o Javier Arenas, citados para junio, “era innecesario que viniera a declarar ningún otro” y cree que el que Rajoy formara parte de los organismos centrales tampoco justifica su llamada como testigo.

De hecho, este es un criterio que, según Hurtado, fue “asumido” por sus compañeros y por ello no acaba “de entender por qué ahora no lo han tenido en cuenta para resolver”.

Casi recusado

Repasando un poco por la hemeroteca, encontramos que la neutralidad del magistrado Ángel Luis Hurtado también fue puesta en duda, según recogió ELPLURAL.COM, por parte de las acusaciones y después de haber recusado a los magistrados López y Espejel.

Protector de Bárcenas

Junto a los jueces Enrique López y Julio de Diego López, Hurtado fue objeto de una querella presentada por varias acusaciones, incluida Izquierda Unida, acusado de Prevaricación por haber aceptado suspender la declaración de Luis Bárcenas, junto a varios empresarios, en relación a la posible relación entre las donaciones al PP y la concesión de obras sufragadas con fondos públicos.

El ministerio fiscal había recurrido las comparecencias de Bárcenas y los empresarios “por no considerarlas necesarias”. La Sección 2ª de la Audiencia Nacional dio la razón al Fiscal. En su querella las acusaciones subrayaban que “como puede observarse, no habían transcurrido ni 40 minutos desde que se procedió a registrar y tramitar el escrito del Ministerio Fiscal en Registro de Asuntos cuando la Sección Segunda de la Sala de lo Penal, en lo que consideramos un acto fraudulento, ilícito y constitutivo de delito… con los exiguos elementos de juicio de los que dispone y contraviniendo el procedimiento establecido mediante norma con rango de ley, dicta una resolución suspendiendo la declaración del principal imputado”.

Casos con repercusión

Hurtado dirigía en 2009 el tribunal de la Audiencia Nacional que vio la apelación en el caso del cámara asesinado en Irak, José Couso propuso, y así lo aprobó la Sala, sumarse al del Ministerio Fiscal, que se opuso a la decisión del Juzgado Central de Instrucción nº 1 de la Audiencia Nacional para procesar a los responsables del ataque al hotel en el que murió el cámara.

El magistrado también se encontraba en la sala de la Audiencia Nacional que vio la apelación de Luis Gutiérrez, el presidente de Nuevas Generaciones del PP de Majadahonda, que en 2012 publicó una serie de tuits contra Pilar Manjón, la presidenta de Asociación 11M Afectados del Terrorismo. En uno de los tuits, Gutiérrez llegó a escribir: “Lo de Pilar Manjón es infame. Cada día dudo más que el hijo de esa tipeja fuese el 11M en 1 tren… deplorable su actitud”. Tuits que borró cuando Manjón presentó una querella contra él.

La sala que presidía Hurtado decidió aceptar el recurso de Gutiérrez, afirmando que “la querellante es un personaje público conocido, de gran relevancia social y mediática y, como tal, con presencia frecuente en los medios de comunicación”, por lo que justificaba las descalificaciones porque “la crítica o reproche que se le efectúa por el querellado se refiere al ejercicio de esta actividad pública y tiene poco que ver con lo que significa ser víctima o familiar directa, madre, de una víctima mortal de los atentados del 11M”.