La solemne universidad de Alcalá de Henares fue escenario de chocarreros recitales poéticos de los que salían escandalizados algunos profesores demasiado serios.