Constantino el Africano es otro buen ejemplo de la gran preocupación que supuso desde la Edad Media la falta vigor en los hombres