Economía

Los sindicatos llegarán “hasta donde sea” para que la riqueza se traslade a los salarios

Pepe Álvarez carga contra las palabras del presidente de CEOE que ha tildado de “espectáculo” las movilizaciones sindicales

Mié, 22 Feb 2017

El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, ha afirmado que “vamos a llegar hasta donde sea para que la riqueza que se genera en nuestro país se traslade a los salarios”. Así lo ha afirmado previamente a la concentración de UGT y CCOO ante la sede de la patronal CVE en Valladolid, en el marco de las multitudinarias movilizaciones convocadas por los sindicatos en todo el país contra el reparto desigual de la riqueza, donde ha señalado que "la banda salarial que hemos propuesto, de entre un 1,8% y el 3%, moderada después de conocer que la inflación en enero está en el 3%, es lo que nos va a permitir recuperar bienestar para los trabajadores y para las personas que no tienen empleo".

“Hay algunas patronales que creen que este proceso de movilizaciones sindicales no tiene fuerza suficiente, pero se equivocan. El crecimiento económico y la riqueza se tienen que repartir y la negociación colectiva es el mejor instrumento que hay para que esto se haga efectivo”, ha señalado también Álvarez.

Jornadas de movilizaciones

Dentro de la jornada de movilizaciones de UGT y CCOO por todo el país para reclamar una negociación colectiva justa y que la riqueza repercuta en los salarios, Álvarez ha manifestado que “hoy, en todo el país, anunciamos que las movilizaciones van a continuar el próximo 23 de marzo; que vamos a hacer un proceso de confluencia de los convenios colectivos que se están negociando para que se pueda visualizar una movilización general de los mismos, que en algunos casos incluirá paros, en otros casos presencia de los trabajadores en la calle; y que en el conjunto del país vamos a llamar a nuestras organizaciones para que aquellas empresas que tengan convenio en negociación, o que lo tengan firmado, se sumen a la movilización y se pueda visualizar en los centros de trabajo ese malestar en relación con las patronales y con el Gobierno para acabar con esta legislación que nos está quitando el empleo, la salud y que no nos está permitiendo vivir dignamente”.

Respondiendo al “espectáculo” de la CEOE

El Secretario General de UGT ha respondido a las declaraciones del presidente de CEOE, Juan Rosell, esta mañana en RNE, donde ha acusado a los sindicatos de “dar espectáculo” con las “ceremonias” convocadas hoy en todo el país. “Espectáculo es el que está dando CEOE sin sentarse a las mesas de negociación o diciendo que nos envía cartas que no llegan y propuestas que desconocemos. Hay que ser más respetuoso con los trabajadores", ha señalado Álvarez.

“No es ningún espectáculo”, ha considerado, “es una necesidad que tenemos de mejorar los salarios. En CEOE seguro que no saben que hay miles de personas en nuestro país que trabajan para ser pobres, hasta el punto que no tienen una habitación para dormir. Esa es la realidad a la que nos ha llevado este proceso de desregulación que estamos viviendo”.

Contra la desregulación de los estibadores

En relación a la situación de los estibadores, Pepe Álvarez ha señalado que el Gobierno “tiene que ser consciente de que este conflicto no es una broma. Es un sector que genera mucha actividad y forma parte de una cadena que es la que finalmente hace posible la importación y la exportación”.

“No podemos tolerar un decreto que, sin ninguna razón objetiva ni obligación por parte de la Comisión Europea, desregula hasta el infinito las relaciones laborales en los puertos”, ha considerado. “Es peligroso hacerlo, no hay razones. Tenemos que estar orgullosos que haya sectores en nuestro país que tengan salarios dignos y el Gobierno no puede basar esta campaña contra los estibadores en que tienen salarios dignos (por cierto, menos dignos que otras personas que se sientan en otras instituciones que nadie pone en cuestión)”.

Por ello, ha reclamado que se atienda esta demanda “y la estiba española tenga la regulación similar a la que tienen en otros países europeos. No puede ser que la Comisión Europea crea que puede venir a España y tratarnos como si fuéramos su patio trasero”.