Elías Bendodo, presidente del PP de Málaga y de la Diputación provincial

La Diputación de Málaga (PP) castiga a los alcaldes afines a Susana Díaz

Chantaje a la alcaldesa de Ronda (PSOE): dinero público por críticar a la Junta

0
Dom, 23 Abr 2017

La Diputación de Málaga está dirigida por el presidente provincial del PP de Málaga y a su vez portavoz de los populares andaluces, Elías Bendodo. Es uno de los hombres más afines al máximo dirigente regional Juan Manuel Moreno Bonilla. Amigos desde la infancia, Bendodo y Bonilla caminan juntos desde la época en las que ambos militaban en Nuevas Generaciones.


Estilo sectario del PP malagueño

Esa amistad mantenida a lo largo de los años les ha hecho mantener caminos paralelos en la política y esgrimir comportamientos similares y talantes parecidos: los dos representan a un PP muy sectario y sus actitudes en la vida pública son tremendamente partidistas, incluso cuando la acción política debería ser institucional y al margen de los intereses de las formaciones. Este tic sectario de Bendodo se pudo comprobar una vez más en el último pleno de la Diputación provincial de Málaga.

Revelaciones de chantaje a la alcaldesa de Ronda
En pleno de la Corporación provincial se debatía una moción para que la Diputación sufragase un nuevo acceso para el hospital comarcal de Ronda recientemente inaugurado por la presidenta de la Junta y construido por la administración autonómica. El hospital funciona íntegramente desde el pasado 3 de abril y atiende a una población superior a 85.000 habitantes de 39 municipios de las provincias de Málaga y Cádiz.

Fue ahí donde el pleno comenzó a hacerse bronco. Y es que en ese punto salió a relucir como la alcaldesa socialista de la capital de la Serranía de Ronda, Teresa Valdenebro, había revelado que la semana anterior el presidente Bendodo le propuso financiar este acceso con fondos de la Diputación provincial.

Hasta ahí todo normal. Anteriormente así se hizo con otro hospital malagueño, el de Cártama. Lo grave del caso es que en esta ocasión el PP le puso una condición para otorgar esa ayuda a la alcaldesa rondeña: que a cambio de ello la socialista criticase a la Junta de Andalucía y al Gobierno de Susana Díaz.

Según estas informaciones el PP de la Diputación la habría "chantajeado" proponiéndole la ayuda económica si la regidora se mostraba crítica con la administración socialista, algo que Valdenebro no aceptó. Este hecho le puso en bandeja al portavoz del PSOE y número tres de la dirección regional socialista, Francisco Conejo, la crítica a tumba abierta a Elías Bendodo y a esas formas sectarias de proceder desde las instituciones. 

El "cortijo" de Bendodo
La durísima confrontación se originó al debatir si la Diputación aportaba 200.000 euros para realizar un acceso peatonal subterráneo al Hospital de la Serranía de Ronda. Fue ahí donde Francisco Conejo acusó a Elías Bendodo de "chantajear"a la alcaldesa socialista de Ronda. Según Conejo, el presidente de la Diputación le propuso a la alcaldesa que "le aprobaría esta subvención si criticaba públicamente a la Junta y al PSOE".

El portavoz socialista, muy enfadado y con tono grave le espetó al dirigente popular que " eso sólo ocurría en el cortijo del señor Bendodo, este personaje que ostenta la Diputación". Para el portavoz socialista este chantaje político es “inadmisible”. Tras una sesión plenaria de mucha bronca, finalmente se ha aprobó una moción institucional por el que la Diputación sufragará con 200.000 euros, el acceso solicitado para el Hospital de Ronda.
Sanchistas, críticos y susanistas
Para conocer todas las claves de este asunto habría que remontarse al pasado año cuando la Junta de Andalucía inauguró el Hospital de Cártama, en la comarca del Guadalhorce malagueño. Ahí si hubo desde un principio una colaboración clara con el alcalde socialista de la ciudad en cuestiones como infraestructuras, accesos y acometidas. Desde un principio Bendodo colaboró con el regidor socialista con una cuantía inmensamente superior a los 200.000 que se solicitaban para Ronda.
Se da la circunstancia de que en este caso, el alcalde socialista de Cártama, Jorge Gallardo, fue muy belicoso con la Junta de Andalucía y no ahorró críticas al Gobierno andaluz de Susana Díaz ni le importó fotografiarse con el presidente del PP malagueño y "agradecerle" su gestión. Casualmente, Gallardo es uno de los pocos dirigentes socialistas malagueños que respaldan en primarias a Pedro Sánchez mientras la alcaldesa de Ronda, apoya a Susana Díaz con la que tiene, como se ve en la foto, una fluida y cordial relación política. Visto así el asunto podría deducirse que el PP malagueño, a través de la Diputación, practica la injerencia política apoyando supuestamente a críticos socialistas frente a los alcaldes proclives a Susana Díaz.