PP y Ciudadanos quieren que la tumba del genocida Queipo de Llano siga en la Macarena

Mientra los 'populares' votan en contra, el partido naranja se abstiene en la votación para retirar los restos

Dom, 31 Jul 2016

La Memoria Histórica, la retirada de símbolos franquistas e incluso eliminar el protagonismo que aun mantienen en la sociedad genocidas como el siniestro general franquista y golpista, Gonzalo Queipo de Llano, siguen siendo una de las asignaturas pendientes del Partido Popular. Una rémora del pasado y un lastre del que no puede o no quiere desprenderse.

Una de las muestras más claras de las ataduras que el Partido Popular mantiene con el franquismo, tuvo un fiel reflejo en el trasncurso del pasado pleno de la Corporación municipal de Sevilla. El pleno del Consistorio hispalense presidido por el socialista Juan Espadas, debatía una moción de IU donde ese expresaba "la más firme condena" municipal al golpe de estado militar que significó el alzamiento franquista del 18 de julio de 1936.

IU defiende la dignidad de las víctimas del franquismo
En la misma moción se repudiaba al general Queipo de Llano y se exigía que sus restos no continuasen enterrados en la basílica de la Macarena. Para Izquierda Unida este hecho inaudito en un país de la Europa democrática implica una gran "ofensa para los familiares de las víctimas del franquismo y para los demócratas". IU pidió defender la dignidad de las víctimas del franquismo "sin tapujos".  

El texto aludía a la dignificación de la memoria de quienes murieron en Sevilla como consecuencia de la "sublevación militar golpista y la posterior represión franquista". Asimismo se hacía un expreso reconocimiento a los milicianos republicanos que "dieron su vida luchando por la libertad y la democracia destacando en este aspecto el papel de "las columnas de mineros de Huelva que vinieron a Sevilla a combatir a los golpistas y a defender la República". A tal respecto recordó como España es el segundo lugar del mundo con más desaparecidos, tras Camboya. Muchos de ellos producto de la represión atroz en Sevilla dirigida, incluso con tono placentero, por el sanguinario general Quiepo de Llano.

El PP en contra de sacar los restos de Queipo de la Macarena
La sesión transcurría de manera lógica y ese punto de IU sobre la condena oficial de la "sublevación militar golpista y la posterior represión franquista" fue aprobado por unanimidad.La sorpresa surgió cuando se plantea que los restos del genocida y cruel General Queipo de Llano sigan enterrados en la basílica de la Macarena, por constituir "una clara ofensa para los familiares de las víctimas del franquismo y para los demócratas". Se ve que hasta ahí llegó la comprensión memorialista del Partido Popular pues los concejales de esta formación votaron en contra de esta propuesta.

Para defender tan "indefendible" postura el portavoz adjunto del PP, Gregorio Serrano, tiró de incongruencia afirmando que Queipo de Llano "está muerto y está enterrado donde su familia y su hermandad han determinado". Amplió tan anacrónico argumento con la expresión "Nosotros no somos nadie como Ayuntamiento para mostrar nuestro rechazo a lo que diga su hermandad y su familia, que quieren que esté allí, igual que hay multitud de familias que tienen a sus familias en fosas comunes y que están deseando poder enterrarlos con dignidad", 

La segunda sorpresa fue la posición del gruo municipal de Ciudadanos en este aspecto dela moción. Aunque no se sumó al voto en contra del PP si que "no se mojó" absteniéndose.

Queipo de LLano, un genocida y cruel militar represor
Gonzalo Queipo de Llano fue junto con Mola y Sanjurjo uno de los cabecillas principales del golpe militar contra el gobierno del Frente Popular. Dirigió el golpe militar en Sevilla con una tremenda y fuerte actividad represiva . Solamente en Sevilla en el periodo comprendido entre el 18 de julio de 1936 y enero de 1937 provocó la muerte de 3.028 personas.

Se destacó por su uso de la radiodifusión como medio de guerra psicológica, con sus famosas charlas a través de Unión Radio Sevilla. Nombrado Jefe del Ejército del Sur, asumió el gobierno militar y civil, y a lo largo de la guerra actuó con casi total independencia, lo que llevó a ser conocido como el "Virrey de Andalucía".