El Telescopio
La primera prueba del drone de Rakuten se lleva a cabo en un campo de golf próximo a Tokio. (Foto: Rakuten)
La primera prueba del drone de Rakuten se lleva a cabo en un campo de golf próximo a Tokio.
|
Fuente
:
Rakuten

Nueva prueba real de uso de drones para la distribución de productos

La compañía japonesa Rakuten pone en marcha este servicio en un campo de golf

T.L.
0 |
Jue, 2 Jun 2016

En más de una ocasión, y sobre todo últimamente, se ha venido hablando de la utilización de drones para la distribución de productos por parte de empresas dedicadas al comercio electrónico. El caso quizás más conocido es el de Amazon, con su proyecto Amazon Prime Air, que a finales del año pasado mostraba imágenes de cómo funciona la distribución a través de estos artilugios, todavía se encuentra en fase de pruebas.

En ese estadío se puede decir que también se encuentra el servicio del gigante chino Alibaba. Pero en este caso han dado un paso más al iniciar a principios de febrero de manera experimental la distribución de te de una de sus compañías (Tobao.com) en ciudades como Shanghai y Pekín mediante drones.

Ahora, otro de los grandes del sector, los japoneses de Rakuten, se suman a este tipo de distribución. En realidad lo está haciendo desde hace algunos días. La empresa de e-commerce ha puesto en marcha un servicio de drones en lo que es un proyecto piloto en un campo de golf en Chiba, muy cerca de la ciudad de Tokio.

La iniciativa, denominada Sora Raku, permitirá a quienes estén practicando este deporte la posibilidad de pedir material como pelotas, además de snacks o bebidas. La iniciativa se prolongará durante algunas semanas y en total el catálogo al que pueden acceder quienes lo utilicen para que les lleguen a través de drones incluye un centenar de productos.

Para su uso simplemente hay que descargarse una aplicación -Sora Raku app-, disponible en este momento únicamente para Android, y solicitar lo que el golfista quiera desde cualquier punto del campo de golf. El único límite es que el pedido no puede superar los 2 kilogramos.

Lo de Rakuten es un ejemplo más de que el uso habitual de estos artilugios por parte de las compañías de ecommerce está cada vez más cerca.