Economía

La victoria de Syriza no hunde las bolsas

La bolsa española se mantiene en los 10.600 puntos y la prima de riesgo sube ligeramente

Lun, 26 Ene 2015

De momento ni batacazo ni tsunami, las bolsas europeas se mantienen en los niveles con los que cerraron la pasada semana y por tanto no se han volatilizado las fuertes subidas provocadas por el anuncio del Presidente del Banco central Europeo (BCE), Mario Draghi, de que 'enchufará' un billón de euros en año y medio comprando deuda pública. La bolsa española subió 300 puntos entre el miércoles y el viernes y se mantiene este lunes en los 10.600 puntos.

El efecto Draghi más potente que Syriza
Por tanto  lo que se demuestra es que la fortaleza del BCE impone más respeto entre los inversores que el temor a Syriza, entre otras cosas porque Grecia apenas representa un 2% de todo el PIB europeo. Superada la crisis del euro tras dejar claro Draghi en 2012 que no permitiría ni la división de la desaparición de la moneda única, faltaba inundar Europa de dinero para que de una vez por todas se reactive la economía, y es lo que ha hecho. No sólo el Ibex se mantiene en buenos niveles, el Dax alemán, el Cac parisino y el Eurostox 50 han reflejado ligeras subidas. Por cierto, la bolsa de Atenas tampoco se ha hundido y tan solo ha bajado un 1,3%.


Inversores del parqué madrileño en una jornada en la que el principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35, asumía, al igual que el resto de mercados europeos, la temida victoria de Syriza en las elecciones celebradas este domingo en Grecia y rebasaba a mediodía los 10.600 puntos con un avance del 0,24 %. EFE



El petróleo y la prima siguen igual
La prima de riesgo española ha repuntado ligeramente, de los 98 puntos básicos a los 102, pero no son niveles para preocupar. La estabilidad de la prima de riesgo española viene dada por el BCE, por tanto no habrá contagio. En cuanto al petróleo y la guerra de precios a la baja, nada tiene que ver con Grecia ni sus elecciones y sigue por debajo de los 50 dólares. Por cierto, el abaratamiento del petróleo y el 'manguerazo' billonario de euros aprobado por el BCE son un escenario positivo para el nuevo Gobierno griego, al igual que para el español.